domingo, 31 de mayo de 2015

El escándalo de los fondos perdidos en Egipto

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Dos publicaciones egipcias, Mada Masr y Egypt Independent recogen lo que podría ser un gigantesco escándalo que envolvería al Ministerio del Interior y a los militares por la "perdida" de millones de dólares sin control que habrían salido de las arcas y no habrían regresado jamás perdidas en cuentas privadas. Ambos medios reproducen con diferente extensión un artículo publicado por Africa Confidential, el 26 de mayo y que está circulando intensamente.
Así recoge Mada Masr la presentación del caso:

One sunny day last March, Egyptian government auditors walked past the concrete barricades surrounding the Ministry of Interior. There, they sought to ferret out irregularities from the ministry's financial records, among them allegations that seven unnamed senior officials at the Interior Ministry used state funds to distribute nearly US$12 million in bonuses to themselves. Before the auditors could inspect the records, they were thrown off the premises.
Eight months later, the audit chief complained to Egypt's new president and prime minister that Interior Ministry staff burgled a room his auditors used to investigate the ministry, stealing investigative records and notebooks. In a memo, the audit chief said the ministry justified the break-in with Egypt's “war on terror,” claiming that how it spends state cash must be kept a state secret.
The funds the auditors were looking for turns out to have been the tip of an iceberg. According to official records uncovered by The Angaza File in months of investigations, at least US$9.4 billion of state funds had been stashed in nearly 6,700 unaudited accounts in the Central Bank of Egypt (CBE) and — illegally — in a number of state-owned commercial banks, and spent by the end of fiscal year 2012/13.
Insiders say these accounts are used to stash stolen state funds that are never relayed into Egypt's treasury or national budget, but instead serve as the private piggy banks of generals and other senior officials at state organs across the bureaucracy. This enables them to collect bonuses off the books, away from the eyes of regulators and their subordinates.*

La corrupción heredada y sistemática durante el régimen de Hosni Mubarak no ha sido corregida y sí, en cambio, mandado el mensaje de que se podía actuar con completa impunidad en el país en nombre de la "seguridad". El escándalo es mayúsculo y es previsible que tenga consecuencias para los estamentos militares y del ministerio del Interior, que es el principal afectado. Existe un gigantesco entramado que no ha sido desmontado y que hace que los militares y la Policía se hayan convertido en un estado dentro del estado y en fuente de control de la economía del país a través de negocios nada claros, de la promoción de negocios en sectores que controlan en los que las ganancias se pierden por agujeros, mientras el país lucha por sobrevivir a su crisis de años.
En Egypt Independent señalan:

These events took place one year before billions of dollars of Gulf aid poured into Egypt and one year after the military-backed uprising of June 30, 2013 led to the removal of ex-President Mohamed Morsi, according to the story’s findings.
The 7,000-word investigation by Nizar Manek and Jeremy Hodge is being heavily poured over on Twitter. The story digs into the finances of ministries and state organizations across Egypt’s sprawling bureaucracy, focusing especially on the Interior Ministry, Armed Forces and state enterprises such as the Suez Canal Authority, which featured prominently in the recent investment summit in Sharm El-Sheikh. Officials have said they expect the foreign currency-generating, army-affiliated Suez Canal Development Project to represent a third of future investments coming into the country.
In January 2014, the authors of the exposé were forced to leave the country when Hodge, a US citizen, was arrested and briefly imprisoned on charges of ‘spreading false news that threatens Egypt’s national security.’
Among dozens of sources interviewed, the story quotes government insiders saying these ‘slush funds’ have been used to stash stolen revenues that never make their way into Egypt’s treasury or national budget. But instead, the story reports, these funds are ‘private piggy banks’ controlled by generals and officials.**

La acusación de divulgar "falsas noticias", que es un auténtico sarcasmo en Egipto, o de atentar contra la seguridad del país se ha utilizado para silenciar las críticas o impedir las denuncias. El caso parece imparable y veremos cuáles son las reacciones, a quién le achacan ahora las "conspiraciones" para desestabilizar al país.

Daily News Egypt nos trae, en cambio, la noticia de que otro policía, acusado de torturar hasta la muerte a un joven en Alejandría, liberado por los jueces. La muerte del joven se produjo antes de 2011, en la época de Mubarak, y el policía fue sentenciado en 2012  a 15 años de cárcel por extraer confesiones mediante tortura. Ahora la perspectiva ha cambiado y se está sacando de la cárcel a todos los que fueron condenados durante el periodo de intento de renovación tras la revolución. Pero esa liberación de un torturador es un indicador claro de cuál es el camino que el estado egipcio ha elegido. Si se ha ido exonerando de todos los delitos a Hosni Mubarak, sus hijos y sus colaboradores, ¿por qué condenar a los que actuaban bajo su protección?

El escándalo de los fondos "perdidos", robados por los que deberían velar por su seguridad y prosperidad es de proporciones enormes y veremos cuál es la reacción del gobierno y de los partidos y ciudadanos.
Egypt Independent señala:

These findings on ‘special funds’ could cause jitters among official circles as the government prepares to receive tens of billions in aid and investment after the Sharm El-Sheikh summit, which attracted international investors and world leaders and guarded praise from donors including the International Monetary Fund.
Mid-last year, the Finance Ministry sought to value the size of these special funds and concluded they were not above $3.8 billion. This represents a $5.6 billion discrepancy, according to the report's findings, adding that the Finance Ministry did not respond to the inconsistency.
A source close to the Central Bank of Egypt, who wishes to remain anonymous, told the authors of the report that generals in the Interior and Defense ministries, as well as senior bureaucrats elsewhere, are "free to siphon off national budget funds."
"The monopoly on information is the main issue," the source added.
The issue of special funds and their relation to diverted monies includes international aid contributions. In June 2013, whilst tracking down the whereabouts of 1 billion euros in EU aid, a 50-page EU Court of Auditors report discovered LE36 billion (4 billion euros) in a series of unauditable 'special accounts' existing outside the state budget. But the Luxembourg-based EU finances watchdog’s auditors also said the LE36 billion figure was likely much higher, and ‘may even have increased recently.’
Manek and Hodge’s investigation discloses for the first time figures from the CAO’s own records, which put the size of Egypt’s special funds much higher, potentially heightening EU and donor worries. These reports are "effectively secret," according to the story, because there is still no parliament and the reports are only provided to President Abdel Fattah al-Sisi.**

El caso abre una nueva perspectiva sobre por qué no se celebran las elecciones egipcias al señalar que no hay un parlamento que fiscalice las cuentas y ante quien se deba rendir cuentas. El gobierno de Al-Sisi sigue sin convocar las elecciones un año después de haber sido elegido. Su compromiso es realizarlas antes de que finalice el año 2015, pero tal como se están poniendo las cosas, quién sabe. En cualquier caso, el parlamento resultante no será más que una parodia de diversidad puesto que el diseño lo deja reducido a una proporción ridícula de personas que puedan llegar al parlamento sin el aval institucional de la presidencia.

El periódico señala que esta cuestión era conocida, pero que nadie se había atrevido a investigarla anteriormente. Ha sido la labor de los dos informadores, Manek y Hodge, la que ha aportado la información sobre estos negocios de los altos mandos y las cuentas bancarias perdidas. Mada Masr recoge algunos detalles de la investigación:

Part of the money allegedly stolen by Interior Ministry top brass is said by insiders to have come from a series of secret bank accounts used to stash opaquely administered funds collected directly by the ministry in exchange for services, from traffic fines to the sale of license plates, and various forms of extortion police mete out to Egyptian citizens. Officially, these funds are used to pay for ministry expenses, including the purchase of uniforms, food and equipment. According to insiders, the seven senior Interior Ministry officials even stole from police pension funds which officers pay into for themselves through monthly contributions from their meager salaries of around a hundred dollars a month. One of those Interior Ministry staffers told The Angaza File that these accounts are usually managed internally by “inexperienced, trustworthy people promoted to these positions through favoritism who will bury certain numbers.”*

Con todas esta información y la que queda por aflorar, se pueden producir conflictos de intereses graves en el interior de los ministerios, la judicatura y el mismo gobierno. El imperio económico de  los militares en Egipto no es nuevo. Eso hace inexplicable esta especie de fascinación egipcia con sus militares, a los que saben "oscuros" pero por los que se dejan seducir. Quizá haya que ir a formas más profundas de análisis para entender esta permanente contradicción entre lo que se les muestra y lo que pueden ver si abren los ojos.
Vuelve otra vez a la actualidad las conversaciones del presidente al-Sisi que fueron filtradas a principios de año. Adquieren una nueva significación a la luz de las informaciones:

In early 2015, Sisi himself was drawn into scandal when an audio recording was leaked from his time as defense minister in early 2014. The recording features an alleged leaked conversation in February in which the then-defense minister is heard talking with Major General Abbas Kamel, his chief of staff, funneling Gulf aid into private accounts operated by the Armed Forces abroad in the Gulf and outside the purview of the Central Bank of Egypt. “We need 10 placed in the army account,” Sisi said, according to the recording, which Sisi tacitly alluded to in a pre-recorded televised speech in February, but did not deny its authenticity. “Those 10 will be for the state. We need another 10 from the UAE and 10 more from Kuwait.” Sisi never specifies where the latter two “10s” are intended to go. (Middle East media reports have interpreted “ten” as meaning US$10 billion). Kamel, seemingly taken aback by Sisi's brazenness, asks, “This is a large amount, how will they be able to send it?” To which Sisi responds, “Why don't we open our own office there?” Kamel then asks, “And they can deposit directly into the account?” and Sisi answers, “Yes.”*

La gran pregunta es ¿qué vía le queda a Egipto para librarse de la corrupción de sus "liberadores"? Si aumenta la presión sobre ellos, aumentará también la represión y la violencia en una espiral indeseable y de trágicas consecuencias.
Los deseos del régimen son perpetuar el "estado profundo", el verdadero poder de Egipto, la combinación de poder militar y economía corrupta sostenidos por un aparato represor que elimina los opositores encarcelándolos.

El temor a que adquieran protagonismo social las fuerzas civiles que se manifestaron durante la revolución hace que se haya asumido el liderazgo retórico del patriotismo para enganchar a los menos informados y volverlos contra aquellos que atacan la raíz de la corrupción.
Los egipcios hicieron la revolución "contra Mubarak" y ese fue su error, no ver qué Mubarak solo era la punta del iceberg, que fue una pieza sacrificada provisionalmente para poder salvar el gigantesco imperio oculto que ha producido el enriquecimiento ilícito de unas minorías. Egipto está condenado a no poder sacudirse ese yugo, que muchos aman y besan en su fantasía nacionalista, de la que no quieren renegar.
Mientras tanto se sigue encarcelando a las personas que tienen la osadía de denunciar la manipulación, los negocios oscuros, las represiones y torturas. Se denuncia y encarcela, se insulta, a aquellos que dicen que no ven el traje del emperador. Su lucha es triste porque combaten contra el peor enemigo: la ceguera amada.

* "Opening the black box of Egypt's slush funds" Mada Masr 28/05/2015

** "Report: Govt officials using state coffers as 'private piggy bank'" Egypt Independent 28/05/2015

sábado, 30 de mayo de 2015

Las velocidades de la innovación

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En su último número, la revista Investigación y Ciencia (mayo 2015), trae un artículo del físico teórico Mark Buchanan con el título "La innovación pierde fuelle"*. En él, Buchanan se hace eco de otro artículo publicado por el economista Robert Gordon, en 2012, en el que se preguntaba "si el rápido crecimiento económico y tecnológico de los últimos siglos no habrá sido un fenómeno transitorio que ha llegado a su fin —una tesis en clara contradicción con la creencia actual en la naturaleza desbordantemente creativa y 'disruptiva' de las industrias tecnológicas de hoy"*.
Buchanan recuerda que la Humanidad vivió de forma muy parecida durante siglos y que fue la revolución industrial la que supuso una aceleración notable en lo científico y tecnológico que ha transformado nuestras vidas. La idea de Gordon es que estuviéramos viviendo en una burbuja producida al encontrar un campo de descubrimientos que podrá estar agotándose si no se produce la apertura de un nuevo espacio por el que avanzar rápidamente. Buchanan aporta más informaciones en este sentido en lo que parece ser un frenado de la innovación:

Un equipo dirigido por Hyejin Youn, de la Universidad de la Universidad de Oxford, ha estudiado el ritmo de innovación a partir de las patentes estadounidenses concedidas a lo largo de más de doscientos años. A tenor de sus resultados quizá no le falte razón a Gordon.
La Oficina de de Patentes y Marcas de la EE.UU. protege los inventos por medio de patentes y los define como 'conjuntos de capacidades técnicas ligadas'. Cada patente se etiqueta con una ristra de códigos que describen las capacidades técnicas que el invento asociado emplea. El trabajo de Youn muestra algunas tendencias interesantes. En el siglo XIX, casi la mitad de las patentes correspondían a inventos de código simple, es decir, basados en una sola técnica. Esta proporción declinó paulatinamente a lo largo del siglo XX y hoy ronda el 12%. Los inventos por combinación, en cambio, se han convertido en la norma. Al menos durante el siglo pasado, hemos creado inventos más deprisa que técnica.*

Lo señalado por los diferentes autores tiene su propia lógica. Parece natural que el crecimiento sea menor en las ideas primarias y que partiendo de ellas se produzca un crecimiento de las combinaciones y recombinaciones. Creo que lo realmente preocupante, desde la perspectiva social, sería el estancamiento de lo segundo, de la invención combinatoria, siempre y cuando esta sea realmente creativa y no una repetición de lo mismo con ligeras variaciones.
Los descubrimientos o las técnicas primarias son siempre menos que sus posteriores aplicaciones. Un principio descubierto permite la creación de múltiples aplicaciones. Si pensamos en lo que la comprensión de los principios del electromagnetismo y cómo ha sido traducido a una gran cantidad de aplicaciones, de la dinamo de una bicicleta a la cápsula de un tocadiscos, por ejemplo, entendemos que el desarrollo se produce no solo a través de la mentes geniales que realizan grandes descubrimientos y abren nuevos campos, sino que después llegan los que han de "colonizar" esos territorios haciéndolos habitables.
Señala Buchanan que históricamente las patentes de códigos y de combinación de códigos crecieron desde 1790, al hilo de la explosión que fue la Revolución Industrial. En ese periodo se realizó la apertura de campos que permitieron un avance innovador basado en nuevos descubrimientos y desarrollo de técnicas novedosas.

Las cosas cambiaron a partir de 1870, cuando el crecimiento del número de códigos de técnicas se frenó y quedó por detrás del crecimiento del número de patentes y del de combinaciones nuevas. En otras palabras, la naturaleza de la invención cambió a partir de 1870: se fueron inventando nuevas técnicas más despacio, pero siguieron creándose nuevos inventos tan deprisa como antes, coordinando viejas técnicas de nuevas maneras. Desde entonces, la invención ha sido esencialmente combinatoria y ha seguido un patrón regular: un 40% de los inventos han reutilizado una combinación ya existente de técnicas, mientras que un 60% ha introducido una combinación completamente nueva.*

Buchanan señala que la esperanza de la innovación, ante la ralentización actual, es que se abran nuevos campos en los que se pueda producir de nuevo un avance rápido ante un horizonte abierto. Apunta que esos campos podrían ser la Biología Sintética y la Nanotecnología. Por esos caminos podrían llegar las innovaciones que ahora están estancadas.
Las explicaciones a estos procesos pueden ser de distinta naturaleza. Pero es creo que bastante obvio que un elemento determinante es la inversión en Ciencia Básica. Es la más cara, la que requiere más inversión y tiempo y la que contempla por ello más riesgo e incertidumbre sobre sus resultados.
Los nuevos campos se abren en las fronteras y es allí donde la Ciencia tiene su lugar de descubrimiento. Las aplicaciones y recombinaciones son un gran avance colectivo, pero no hacen avanzar el conocimiento en sí. Esto es cierto en un sentido, pero en otro se debe señalar que es gracias a las nuevas aplicaciones que redundan en la precisión tecnológica de las herramientas por lo que se pueden abrir nuevos campos.

La exigencia de rendimiento económico hace que sea más barato recombinar que descubrir. Las inversiones en Ciencia Básica son enormes y requieren muchas veces de proyectos, en ciertos campos, complejos que solo se puede afrontar con grandes equipos dentro del diseño de la "Gran Ciencia" en las que estamos embarcados.
La queja generalizada de los que trabajan en los campos en los que es posible abrir nuevos campos es la falta de inversión. Los trabajos son lentos y siempre arriesgados ya que están abriendo nuevas posibilidades y han de avanzar a un ritmo y con unas seguridades que no siempre los demás entienden.
Lo complicado hoy en día es asumir los riesgos de la investigación, que siempre conllevan la posibilidad del fracaso en la búsqueda. The New York Times dedicó hace dos días un amplio reportaje a las "retractaciones" de los investigadores. Firmado por Michael Roston, lo ha titulado "Retracted Scientific Studies: A Growing List"**. En él se da cuenta de diversos escándalos en el mundo científico —desde 1980— en donde la publicación apresurada o malintencionada de "grandes" descubrimientos ha tenido que ser corregida. El motivo del artículo era una nueva retirada en la revista Science de un estudio perteneciente a la investigación social, pero los casos abarcan todos los campos, de la Física a la Genética o la Medicina.

Es una consecuencia lógica de las presiones que reciben los investigadores o de la posibilidad de su supervivencia en un entorno de competición a vida o muerte. La presión o el afán de notoriedad, que permite entrar más fácilmente en el circuito de la financiación, son muchas veces los responsables de este aumento del fraude y de las retractaciones de los estudios publicados.

Parece difícil que se abran costosos caminos cuando algunos les sacan mucha rentabilidad económica a los viejos. Schumpeter veía en la innovación la renovación del sistema; el estancamiento hace que los que innovan sobrepasen a los que no lo hacen. En una sociedad como la nuestra, una sociedad de la producción y el mercado, globalizada, es una carrera a muerte que tiene también sus peligros en las tendencias de desarrollar una "ciencia de mercado", atenta a los beneficios y demandas de la industria. Esta aceleración tiene también un coste ecológico que no es mencionado por los autores anteriores.
No solo se ha "descubierto", "inventado" y recombinado, no solo se han abierto nuevos campos. También se han destruido más recursos en dos siglos que en toda la historia de la Humanidad. Tener nuestros mercados bien surtidos tiene su contrapartida. La financiación de la Ciencia se realiza como inversión en desarrollo, un desarrollo que no siempre es controlado. Por eso una parte de la Ciencia trata de estudiar para poder paliar los efectos que el desarrollo produce en los recursos planetarios. De ahí también el interés de algunos en negar los efectos, por ejemplo, del cambio climático. Los que lo niegan tienen múltiples intereses en que no se frene ese desarrollo incontrolado que va a afectar a sus expectativas de beneficio.

Puede que se abran nuevos campos y que eso haga que la Oficina de Marcas y Patentes tenga que ampliar su personal para cumplir con su trabajo. Pero también es importante investigar en los riesgos del desarrollo e invertir en este campo que también se nos ha abierto.
Queda por estudiar otros tipos de innovaciones y desarrollos en nuestras vidas, las de las ideas que sostienen nuestras mentalidades, las filosóficas, las políticas, las económicas... Vivimos de ideas antiguas y somos poco dados a renovarlas. También aquí se producen las recombinaciones y la falta de apertura de nuevos campos. Muchas de ellas también nacieron con el albor de la Revolución Industrial y nos siguen rigiendo. Es deseable que también se abran nuevos campos de ideas con los que afrontar nuestro camino y saltar de las espaldas de unos gigantes del pensamiento a otros. Pero si lamentamos que la innovación "pierda fuelle", en el campo de las ideas sociales apenas hemos avanzado unos metros en nuestra carrera y ya mostramos signos de agotamiento.

* Mark Buchanan. "La innovación pierde fuelle". Investigación y Ciencia nº 464 - Mayo 2015 p. 47.
** "Retracted Scientific Studies: A Growing List The New York Times 28/05/2015

viernes, 29 de mayo de 2015

Más teatro

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Dábamos cuenta aquí hace un par de días de la primera, tumultuosa y sorprendente —en palabras de la periodista "shocking"— conferencia organizada sobre "Teatro y censura". Cualquier persona razonable pensaría que con ese título se trataba de hacer una reivindicación clara de la libertad del teatro y los artistas y, con ellos, del público asistente, pues no es otra la relación que en cuestiones como estas se plantean. Sin embargo, las autoridades y una parte de los intervinientes sorprendieron a aquellos a los que les queda margen para la sorpresa en Egipto haciendo un canto a la censura y su necesidad.
Tras unos días de debate, Dania Basiouny titula de forma teatral su artículo resumen en Ahram Online como "Much Ado About 'Theatre and Censorship': strong debates, hazy harvest", en alusión a la obra de Shakespeare que aquí traducimos habitualmente como "Mucho ruido y pocas nueces". El "nothing" del título de la obra es sustituido por el de la conferencia "Theatre and Censorship". Más claro no se puede decir ni con menos elegancia teatral. Por si quedaran dudas sobre los resultados, la segunda parte del titular abunda en ese sentido de discusiones fuerte y conclusiones que se quedan en nada, un mal nacional, mucho discutir y poco resolver. Más todavía si el encuentro se planteó, como gusta hacer al gobierno egipcio, como una forma de obtener una declaración en la que los amantes de la censuran se identificaran con la protección del "pueblo", reducido al estatus infantil al que entre unos y otros lo quieren reducir a perpetuidad.
Finalmente, apareció de la nada en manos del organizador, Assem Nagaty, una "difusa" declaración final, un texto genérico. Señala la periodista:

The Cairo Declaration, which came in place of a conference recommendation, proposed some interesting notions such as: challenging censorship, cancelling any guardianship over the audience, activating the role of civil society, dealing with legislative challenges in censorship laws and applying pressure to create law changes.
Unfortunately, the declaration was not supported by any action plan explaining how it is supposed to be implemented. Accordingly, most of these noble ideas are likely to remain just words.*

Todos esos loables principios se quedan en nada en cuanto alguien se convierte, como ocurre, en portavoz del "pueblo", en intérprete de sus aspiraciones y necesidades. Un ejemplo lo tenemos en lo que el propio organizador hizo con los participantes, a los que ignoró para sacarse de la manga la "declaración".
Todo queda en nada, efectivamente, si no se concretan las medidas y compromisos. Esto no está lejos de la realidad. El oficialismo de la convocatoria y de los intentos de manipular sus resultados es una vez más el intento de crear una sensación de "normalidad" en la excepción egipcia. Es decir, es el mismo argumento de que los "derechos humanos" que violan entran en contradicción con la religión o las tradiciones, algo absurdo e impresentable, o el intento de justificar en la opinión pública muchas otras cosas. En este sentido, nos dice Ahram Online:

Equally astonishing was how [Assem] Nagaty used the conference platform to declare that "Egypt has no oppression", clarifying his point only in Arabic, hence leaving the international guests unable to understand his statement.
His statement nevertheless enraged a few attendees.
Most vocal was Egyptian writer and critic Mohsen El-Merghany, a co-founder of Critics of the Continuing Revolution Movement.
“You are altering what happened and making a statement that misrepresents what took place at this conference," said El-Merghany, standing up to challenge Nagaty’s declaration. "Not one presenter or commentator or attendee at the three-day conference mentioned that there is no oppression in Egypt. The opposite is true!”
Nagaty did not respond to this statement.*

Como puede apreciarse, no le valieron de mucho las manipulaciones de la conferencia. No hay disculpas, por más que se busquen, y es lo que les han dicho. La idea de que en "Egipto no hay opresión" deberían preguntárselo a los activistas de la revolución o defensores de las libertades que se ven encerrados mediante la aplicación de la Ley antiprotestas.
La "fantasía" egipcia sigue insistiendo en que hay un país perfecto rodeado de problemas con los que solo hay una forma de acabar. En modo alguno se consideran parte del problema. Y eso es inaceptable para cualquiera que no esté cegado por la propaganda o por el miedo.

Organizar una conferencia sobre la "censura y el teatro" para defender la censura y no el teatro es un absurdo que solo tendría lugar hoy en la Rusia de Putin, que tiene desparpajo para eso y mucho más, o en lugares similares.
El régimen egipcio intenta dar una sensación de "modernidad" frente al islamismo, pero está consiguiendo una represión mayor. La lucha no es entre liberales e islamistas, sino entre viejos enemigos a los que gusta la represión como método de defensa de sus verdades particulares y privilegios propios. El debilitamiento de la sociedad civil, que se va alejando ante el panorama, la huida de los artistas que reclaman más libertad para establecer los propios límites de lo pensable, que es la función del arte, casan mal con una alianza conservadora en lo religioso y autoritaria en lo político-militar, que es lo que hay ahora al frente del estado.

El estado quiere reunir voces de artistas que proclamen su servidumbre al poder, que acepten que las censuras son una necesidad para evitar el avance del islamismo radical, cuando ellos mismos están practicando una presión religiosa, concesión a las autoridades clericales de Al-Azhar que desean mantener su poder de delinear los límites admisibles desde su visión. Se trata de evitar que la sociedad evolucione, que haya un pensamiento posible al margen de lo oficial, que se muestra como voz del pueblo y actúa en su nombre.
Pero esa  falacia no puede contar con los artistas que reivindican su arte como expansión y búsqueda de nuevas formas frente a lo que el pobre oficialismo puede ofrecerles. Esa falacia necesita decir que la subida al poder de Al-Sisi permitió recuperar una "libertades", salvando al pueblo de la oscuridad. Ahora descubrimos que hay muchos tonos en la oscuridad, que los eclipses pueden ser de sol o de luna, pero que ambos traen su propia oscuridad a la tierra.
Al menos la conferencia sirvió para reunir a personas deseosas de crear un mundo mejor para el arte, que redundará en el futuro en la expansión de sus mundos propios.

One interesting initiative proposed at the final session was establishing a Network for the Protection of Arab Artists. Jordanian artist Ghannam Ghannam said he would take immediate steps to activate this much-needed network, as a platform to ensure the safety of Arab artists.*

Son este tipo de iniciativas las que harán que los artistas jueguen en el mundo árabe el papel que se les niega. Se les quiere cantores de regímenes, entretenedores de sus pueblos. Ellos reivindican, al contrario, una libertad creativa que abra la conciencia de sus espectadores o lectores, que les permita otra visión distinta a la monolítica que habitualmente padecen.

El final de la información vuelve a poner el dedo en la manipulación que ha supuesto la conferencia:

At the end of three days of sessions and conversations, a question arises about the selection criteria needed to make this kind of gathering truly a conference, not just a meeting between different voices.
Missing from this conference were both the independent and most established artists who have waged long battles with the censors in Egypt. Their absence could have been the result of a lack of sufficient advertising, or them "boycotting" the event. In either case, the absence of some of the major players neither served the conference, nor helped reach any possible future resolutions.
Unfortunately, the enlightened voices of renowned theatre critic Nehad Selaiha and former culture minister Emad Abou Ghazi made limited contributions, as their role was assigned mainly to facilitating sessions.
At this Egyptian conference, organisers focused on presenting and honoring the Arab and international guests, while ignoring the Egyptian participants.
The Second Cairo Declaration did not even include the input of Egyptian participants. This raises serious questions about who this conference is supposed to serve, and how it could possibly help Egyptian artists dealing with censorship.*

Creo que no se puede decir más claro. Se ha dejado fuera a todas las voces críticas o simplemente se han negado a ir a hacerse una fotografía que sirva de coartada al régimen en su control de la artes. A muchos les queda, al menos, la dignidad de no prestarse a estos espectáculo, que como titulábamos el otro día no son más que puro teatro.
Egipto tiene un enorme potencial creativo, como demuestra su tradición artística cuando se ha dejado fluir, algo que no ha sido en demasiadas ocasiones. La revolución del 25 de enero fue una explosión de creatividad y de deseo de conectar los jóvenes intelectuales y artistas con un pueblo olvidado y desmoralizado. Hoy ese impulso se manifiesta en actividades culturales al margen del poder, que busca recabar voceros. Los jóvenes se reúnen y hacen de las calles su escenario. Allí está su público, allí su futuro.
Interesante de nuevo fijarse en que el mensaje no llega desde la "oposición", sino desde el diario Ahram. Las críticas no les llegan de fuera, sino de dentro. Y crecen.

* "Much Ado About 'Theatre and Censorship': strong debates, hazy harvest" Ahram Online 28/05/2015

jueves, 28 de mayo de 2015

La madre del cordero

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Daily News Egypt nos informaba ayer de que ya está fijada la fecha para la celebración del juicio contra la conocida escritora Fátima Naoot. Dentro el amplio repertorio de personas llevadas ante los tribunales por un régimen que se llama liberal y alternativo al islamismo radical de los Hermanos Musulmanes, declarados terroristas, el de Fátima Naoot es particularmente tonto.
Es un juicio, de nuevo, por "insultar al islam". Naoot no ha colgado vídeos insultantes en internet ni ha publicado caricaturas del profeta. Fátima Naoot cometió el herético acto de apiadarse de los millones de corderos sacrificados en la fiesta de Eid Al-Adha, la llamada "fiesta del cordero". Nos cuentan:

Naoot’s case has been pending since the end of 2014. She was initially referred to trial by the prosecution for a comment she made in October, shortly ahead of the Eid Al-Adha, a major religious holiday that Muslims celebrate annually.
In a post on her social media page, Naoot criticised “animal slaughter” in reference to the traditional and religious heritage of sheep sacrifice, and wrote: “Happy massacre everybody”.
Although Naoot deleted that post from Facebook due to the controversy it raised, she maintained that her arguments were not an insult to Islam, and considered her trial the “heavy bill paid by enlighteners”.
Contempt of religion is a crime punishable under Egyptian law. The Penal Code states that the prison sentence varies between six months to five years, along with a fine between EGP 500 and EGP 1,000.
The penalty is applicable to “anybody who takes advantage of religion in promoting, by writing or by any other means, extremist ideas aimed at creating sectarianism, or contempt of any religion and religious community, or harming national unity”, states Article 98 of the code.
Other articles also ban religious sarcasm, assault on religious texts or places of worship, and publishing amendments to religious texts.*

Sigue sorprendiendo el conservadurismo tradicionalista y retrógrado de un régimen que dio un golpe de estado en nombre de la "modernidad", llamándolo revolución, contra los que consideraba que trataban de imponer una visión rígida del islam. No es fácil entenderlo para nadie.
Si la gente hace su traducción religiosa a su propia fe y piensa que le ocurriría a alguien que criticara el sacrificio de los pavos en navidad o en Acción de Gracias en los Estados Unidos. Nadie consideraría que está insultando a su religión y no se le ocurriría procesarle. Pero el virtuosismo escandalizado hace que haya que perseguir a los osados que atentan y tratan de derribar una civilización. En realidad, son estos actos de intolerancia los que causan el rechazo y deterioran la concepción que siempre escuchamos de la boca de los mismos que condenan: dice que ellos son los tolerantes. En realidad, se demuestra cada día, aprovechan esa defensa jurídica creada que les permite encarcelar o perseguir a quien les pueda interesar en cada caso. La sociedad clerical no quiere recortar el derecho a la persecución ampliando su sentido obtuso de la religión. Ayer hablábamos de "tartufismo" hoy hay que volver a hacerlo, pues no se trata de otra cosa.

Los Hermanos Musulmanes llevaron a los tribunales en su efímero periodo de gloria reinante a cómicos y a artistas porque atacarles a ellos era "atacar al islam". Hoy el "islam" son otros, pero no se cambian los modos egipcios de hacer las cosas, es decir, la intransigencia disfrazada de virtud. Se escucha a sus jefes civiles y militares, incluso a los religiosos, decir que hay que renovar la religión, pero lo que vemos es la profundización en los mecanismos de persecución de personas que hacen actos tan irrelevantes como decir que matar millones de corderos les parece una masacre.
En Egyptian Streets se recogía en la noticia de diciembre de 2014:

During the investigations, Naoot affirmed that she had published the post, but strongly denied contempt of Islam, adding that she is a Muslim, and it was a gesture of humour aimed at her readers.**

Pero el humor no entra en el mundo que se está construyendo. En el oscuro mundo teocrático medieval que Umberto Eco nos describía en El nombre de la rosa, se hacía desaparecer una parte de la Poética dedicada a la "risa" porque se la consideraba subversiva. El estado piadoso del hombre es asustado, intimidado por lo que le puede ocurrir. Los que se ríen, se nos decía, empiezan a dejar de tener miedo y ese es el principio de todo. La risa es, pues, la madre del cordero, el centro de la cuestión.
Puede que los lectores de Fátima Naoot y ella misma tengan un gran sentido del humor. Pero al menos uno de ellos carecía de él y pensaba que ese apiadarse de los corderos sacrificados en masa era el principio de uno de los múltiples caminos que llevan a la perdición, al hundimiento, a la catástrofe. Se empieza apiadándose de los corderos y no se sabe muy bien dónde se acaba.

Los gobiernos islamistas hacen lo mismo que los que meten a los islamistas en la cárcel. A veces no varían ni los cargos. Los que no encuentran diferencia son las personas que abogan por la modernización de sus sociedades en términos de tolerancia y convivencia, de derechos individuales y de posibilidad de expresión. No se quiere polifonía ni diálogo, sino un sistema monológico que queda cada vez más en evidencia en su autoritarismo de base. Lo veíamos ayer con su defensa oficial de la censura teatral (o de cualquier otro campo); hoy tenemos una variante más.
Cuando Fátima Naoot estuvo en España como invitada en CosmoPoética, en 2010, ante la pregunta de "si escribir era una manera de luchar", contestó:

—Por supuesto! Cuando se tiene en cuenta que soy una mujer, se reconoce que estoy luchando en muchos campos con la palabra, no sólo en uno. Simplemente por ser mujer. Y mujer escritora. Una mujer que piensa, que habla, que se expresa, que tiene su independencia y su voluntad propia. Todo esto está prohibido, todo son tabúes...***

Eso fue antes de la Revolución. Y no gustaba nada ni entonces ni ahora. Hoy el panorama es peor, aunque la retórica del régimen diga lo contrario. Lo del "cordero" es claramente una excusa. Fátima Naoot se ha permitido decir públicamente, en televisión que Egipto fue "invadido" por los árabes y que debería llamarse "República de Egipto" y no "República árabe de Egipto". También le dijeron que iba contra el islam, por más que sea una obviedad el que Egipto existiera antes de que los árabes lo invadieran e islamizaran recibiendo una lengua que no era suya. Estas cosas se pagan porque te las guardan hasta que te encuentran. Se marca y estigmatiza a las personas que pueden tener liderazgo social en el futuro para dejarlas fuera del sistema. Pero es el sistema el que va quedando fuera de la realidad.
Nuestra solidaridad con Fátima Naoot, que —como egipcia y musulmana— padece la intransigencia virtuosa de algunos de sus compatriotas que ven con malos ojos su independencia intelectual.

* "Renowned writer’s trial for ‘insulting Islam’ on Facebook adjourned to 29 July" Daily News Egypt 27/05/2015
** "Egyptian Writer To Stand Trial For Criticizing Islamic Sacrificial Rituals On Facebook" Egyptian Streets 27/12/2014
*** Entrevista "«Pese a la lengua común, los pueblos árabes nunca se unirán»" Mediterráneo Sur abrilk 2010

miércoles, 27 de mayo de 2015

Puro teatro

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Solo a un régimen como el egipcio actual se le ocurriría celebrar una conferencia sobre "Teatro y censura". Puede que no se les haya ocurrido a ellos, claro, pero están tan pagados de sí mismos que han pensado que lo sustancial era la censura. Es decir, como si los presos de una cárcel se amotinaran para pedir que les aumentaran las penas. Es una muestra más de la pericia política demostrada por un régimen que cada día está más alejado de la realidad y en el que algunos van despertando para asistir al esperpento.
Ahram Online nos contaba el evento:

The opening ceremony, held at Hanager Arts Centre in the grounds of the Cairo Opera House, was attended by many notable Egyptian artists, academics and intellectuals, in addition to an array of Arab and international participants from three continents.
The organisers screened a short film they had produced which documented Egypt’s journey with official censorship, starting with a decree by Khedive Tawfik in 1881 as part of his attempt to control political criticism.
Although the film clearly states that censorship was connected from the start to the political control of expression, later presentations seemed to ignore this connection, reducing censorship to issues of morality and freedom of the body.
Minister of Culture Abdel Wahed El-Nabawy in his welcoming speech argued that censorship was "helpful to Egyptian theatre as it encouraged artists to create a wide range of theatre forms."*

Las palabras del ministro de Cultura —el mismo ministro que recomendó que pusieran a subir escaleras a una funcionaria con sobrepeso cuando intento interesarse por su petición de aumento de suelto— debieron resonar por la sala, como diría Stendhal, como un pistoletazo en un concierto.
El hecho de que un ministro salga con la mayor naturalidad del mundo a defender los valores de la censura ante los artistas demuestra que el sentido de la realidad —espacio y tiempo— se ha perdido. Frente a las reivindicaciones de libertad que presidieron las manifestaciones de la revolución del 25 de enero de 2011, la mal llamada "revolución del 30 de junio" no ha traído más que un retroceso en las pocas libertades que los egipcios han podido disfrutar de forma peligrosa y centelleante, un visto y no visto.

Salido del Al-Azhar, el ministro de Cultura tiene la visión retrógrada de la cultura que era de esperar en alguien que considera que las personas deben ser llevadas toda su vida por los "guías espirituales" que han de vigilar por su salud espiritual. La otra es menos importante y de otros ministerios. Poner al frente del Ministerio de Cultura a alguien que reivindica la censura como forma creativa es un despropósito tan grande como poner a un ministro de Justicia que creo que los pobres no deben llegar a jueces. Egipto ha cumplido con ambos. A uno le cesaron (para poner a otro que cree que solo deben llegar a jueces los hijos de los jueces) a este parece que le queda larga vida para ir pontificando de congreso en congreso sobre las bondades de la censura.
Es importante resaltar que el gobierno egipcio no trae a sus ministros de otros planetas, sino que salen de la misma sociedad contradictoria que reflejan sus dirigentes. De ahí que consideren que pueden hacer este tipo de manifestaciones en público y ante parte de los afectados. Digo "parte" porque algunos de los presentes se debaten entre el amor al poder y las subvenciones que supone pertenecer al nuevo régimen, por un lado, y la independencia creativa para poder criticarlo debidamente, por otro. De ahí que sucediera lo que nos cuentan asombrados desde Ahram Online:

The first session, titled “The Role of Censorship between Past and Future,” was an explosive one, and it was followed by a heated discussion between supporters of official governmental censorship and opponents of all forms of censorship.
Egyptian researcher Wissam Nabih Nasr summarised her paper on the topic, while Egyptian director Gamal Yaqout spoke about “Censorship and Value Reference in Modern and Contemporary Theatre.” They were followed by Abdel Sattar Fathy, head of the Censorship Institute in Egypt who spoke about the role of censorship historically. Finally a Sudanese actor/director presented a paper on “The Prospects of International Cooperation and Global Content of Censorship, and Mechanisms of Optimal Use of Public Censorship Terms.”
It is understandable that the head of the censorship authority would defend the role of his institution, but it was shocking to hear the contradictory statements by artists who claimed to oppose the notion of censorship, yet find some form of it “necessary” in the current situation. And the attendees responded with enthusiasm.
Yaqout seemed to express two contradictory ideas. He said he is against censorship, yet feels that "as a society we need censorship at this transitional phase," giving examples from choices he made in his plays to avoid presenting explicit scenes on stage. He reduced the issue of censorship to protecting the audience from “unnecessarily explicit sexuality.”*

Partiendo de que el título de la sesión da por descontando que la censura tendrá un papel en el futuro, es difícil no imaginarse lo que allí pudo ocurrir, lo que se escuchó y lo que no se escuchó. Como bien dice el periodista, es comprensible que los censores defiendan la censura, pero que lo hagan los "artistas" nos deja en ese "shocking", por no decir otra cosa.
Egipto sigue viviendo en la confusión profunda de creer que es un régimen de espíritu democrático cuando no es más que un régimen autoritario vergonzante, es decir, no puede asimilar que su golpe de estado le lleva a una dictadura cada vez más intensa para tratar de evitar que la verdad, "su" verdad, salga a la luz. En términos freudianos, Egipto reprime sus vergüenzas haciéndolas aceptables mediante formas de sublimación retórica. Son mecanismos de racionalización para poder hacer "aceptable" sus propias acciones y que la represión haya llegado a extremos no vistos anteriormente, creando una espiral de violencia que sirve para justificar sus acciones.

La conferencia sobre la censura y el teatro es una escenificación más de la "teatralidad" del régimen egipcio. El paternalismo que rezuman todos los ministros y autoridades es superior al del "padre Mubarak" dirigiéndose a sus "hijos e hijas" en su última alocución antes de que sus compañeros de armas le pidieran que se tomara un descanso a cuenta del Estado. Pero esta apelación a la infancia tiene un elemento literal: se usa a los niños como excusa para la censura. Esto es algo más que una desvergüenza viniendo de un estado que permite la existencia de cientos de miles de niños en la calle sometidos a todo tipo de abusos y en pobreza extrema, denunciado por múltiples  organizaciones nacionales e internacionales. ¡No usen a los niños como excusa! Que se hable de la censura como de una forma de protección de la "infancia" es cuanto menos un escándalo por la hipocresía que supone. A menos que se consideren "niños" a todo el pueblo egipcio, que es lo que supone el control político y religioso de las artes, el argumento se cae.

En la reunión los censores y amigos de la censura egipcios tuvieron que soportar algunas lecciones, entre ellas la de los artistas tunecino, los que supieron sacar adelante su "primavera" y traducirla en mejores resultados, defendiéndola con la fuerza democrática cuando la vieron en peligro por los islamistas.

The clear voice and vision of progressive Tunisian artists seemed to suggest that when it comes to issues of freedom and censorship, the answer is still “Tunisia!"
Lassaad Jamoussi, Tunisian artist and head of Carthage Theatre Festival, said he supports all censorship for “works presented for children” but vehemently rejected that the whole of society to be treated like children by whoever is placed in the position of power.
Another passionate voice in support of freedom of expression was Tunisian artist Meriam Bousselmi. She disagreed with Gamal Yaqout’s argument that lumped up television, social media, and theatre into one category. Asserting that the kind of theatre she believes in is of a completely different rank, by definition it is out to effect change, and challenge the status quo. She said that speakers mix up notions of self censorship and responsibility.
In the other camp, some attendees thought freedom and abolishing censorship would translate into “destroying society and its moral code” and strongly defended the role of censorship in society, as they believed it is much needed.*

Sí, la respuesta es "¡Túnez!". La respuesta es la dada por Lassas Jamoussi: la sociedad no puede ser tratada como niños. El problema egipcio es que una parte de su sociedad, una combinación de élites aprovechadas y de ignorantes desaprovechados, quiere seguir manteniendo su estatus promocionándose como "guardianes" de unas costumbres que, hasta el momento, han consistido en reprimir a los demás imponiéndoles sus propios criterios.
La destrucción de la "sociedad" y su "código moral" es la que intenta proteger a la infancia y la deja arrastrase por la calles, o no quiere desnudos pero acosa al 95% de sus mujeres. Es su código moral lo que debe revisar porque no es moral sino penal. Es la forma de tratar a los que disienten dejando libres a los que abusan de la corrupción, la sexualidad o la violencia. Si ese es el código moral que hay que defender o la sociedad que van a destruir la libertad de las artes, se debería pensar en ello porque Egipto se convertirá no el paraíso de la virtud que ya creen algunos ser, sino en una gigantesca cárcel en la que algunos jurarán vivir felices.
En los días que siguieron a la revolución, en marzo de 2011, El mismo Ahram Online decía lo que hoy parece mucho más complicado decir, en un artículo titulado "Egyptian Theatre in need of its own revolution":

Prior to the 25 January Revolution, Egyptian theatre productions were totally isolated and distanced from the social and political situation in the country. Theatre did not hear the social voices calling for democracy. On the contrary, all social needs were silenced as a result of direct censorship placed on the theatre by the Ministry of Culture. 
Limitations and rigid censorship was among the many reasons that stopped the theatre from giving rein to free expression. Many people considered the theatre as an important professional means of art, but could not transfer their theatrical visions of today and tomorrow and were unable to implement a large number of theatrical practices.
Censorship is one of the main reasons behind the limitations of contemporary theatre in Egypt. On the one hand, governmental censorship and on the other hand, religious censorship (such as that imposed by Al Azhar) put a red line through many essential themes which needed to be tackled in all artistic expressions, including theatre. These limitations were obstructing topics extremely close to social needs, such as religion itself.
There was an obvious “secret deal” between the government and religious influences, which was controlling the realisation of many artistic and cultural productions. During the last decades, theatre was presenting works in a very conservative manner, while many productions had mainly entertaining angles and carried poor esthetical and artistic values, whilst the contents of those presentations were negated.**

A poco más de un mes y medio del inicio de la revolución, con las calles calientes todavía, se podía decir claramente lo que ahora no se puede: que la cultura egipcia permanece en un estado de represión por la alianza civil-religiosa que se apoya mutuamente para que la sociedad no pueda evolucionar en su conjunto. El arte es crítico y pronto se vuelve contra los hipócritas y tartufos, una especie abundante.
Entre estos dos artículos se encuentran los límites de los sueños egipcios, los límites de lo que pueden representar en un escenario sin riesgo de acabar mal. Sí, el teatro egipcio necesita de su revolución, como el pueblo egipcio necesita recuperar la suya, al menos aquellos que siente le deseo de expresarse libremente. Para los que son mera "cla", aplaudidores vocacionales del poder, es suficiente con lo que tienen y lo disfrutan.
Todo es puro teatro, un teatro que hubiera encantado a los admiradores de Moliere.

* "Cairo conference on theatre and censorship kicks off with stormy debate" Ahram Online 26/05/2015 
** "Egyptian Theatre in need of its own revolution"  Ahram Online 10/03/2011